jueves, 29 de enero de 2009

Ojos rasgados

Tus ojos,
entrecerrados coquetamente,
son los de una cazadora
esclavizando
a su presa seducida
por esa mirada
que es sonrisa y ballesta.

Apunta bien a mi pecho
y no bajes la mirada:
no saborees el primer mordisco
y visualices tus colmillos
atravesando
las venas de mi flecha;

ya la habré disparado
y el líquido en tu boca
no será color sangre...

tampoco podré escapar:
distendido,
tus caricias se tornarán en rasguños
arteramente
desmembrantes.
Me devorarás con los ojos cerrados
y yo sólo pensaré
que ese es tu modo de besar.


[29 de enero y 16 de julio, 2009]

1 comentario:

Gabriela Clayton dijo...

"por esa mirada
que es sonrisa y ballesta." qué buena frase!

ya voy a publicar algo, lo prometo