domingo, 27 de abril de 2008

Volutas de humo

*
El reloj marcaba la misma hora: anochecía interminablemente.
*
«No sabía quién eras», soltó de repente, y la frasé borró todas las veces que se habían visto antes. Entonces él la desapareció: «no existirás en mi futuro», pensó cuando ella lo aturdía con sus canturreos.
*
Reía. Una risa lo contagiaba. Un disfraz sobre un antifaz: ¿qué es lo que ocultas?
*
Me veía a los ojos y yo esquivaba su mirada: vergüenza de no saber qué decir.
*
¿Cuándo aprenderás? El primer amor es el más destructivo: sus fauces te trituran y tú crees que el abrazo de la dominatriz te llena, cuando en realidad te vacía.
*
Te recordaba bien parecida... ¿fue mi imaginación y la fantasía retocó tu imagen, o el tiempo es inclemente?
*
Abriste la puerta. ¿Qué historia hay detrás de tus uñas?
*
Los aretes no igualan tu belleza, tampoco las fotos. De cerca te ves lejana: tan feliz.
*
Estás en el borde: parece que eres amable. Parece que a nadie soportas.
*
¿Quién te hizo pensar que nuestra voluntad está sometida a tus pies?
*
De regreso, mientras caminábamos, tus pasos encharcando las calles solitarias se enredaban en un círculo vicioso y yo te escuchaba desde fuera. Desde la sombra.
*

1 comentario:

lapuertanegra dijo...

la séptima y la octava * geniales, sublimes...